Hoy me disponía a elegir un pasatiempo y sólo buscaba algo de cine que REALMENTE mereciera la pena ver, al presentarme en buena compañía en el cine Candilejas sabía a lo que iba, para muchos puede verse como un paso hacia atrás en el tiempo y en cierto modo lo es. Allí me encontré 4 cintas que inmediatamente me recordaron unas sinopsis sobre cine europeo más que interesantes vista ni más ni menos que en la revista gratuita del Yelmo Cines, unos argumentos enmarcados dentro del cine europeo minoritario absolutamente y que me despertaron gran interés, pues allí tenía 3 de ellas, la cosa ya prometía.

El cine europeo se aleja de las explosiones, efectos y grandes presupuestos normalmente, centrándose en la interpretación, en historia cotidianas y de gran cercanía, es un cine íntimo y profundo.

En mi entrada en la máquina del tiempo del Cine Candilejas ya me sentía a gusto con la selección de esas cintas rechazadas por las grandes superficies y por los grandes públicos, la calidez de un trato cercano y de una sala pequeña, remodelada desde la última vez que estuve eso si, y que prometía un grato lapso a precios populares, 5€ y pico.

La peli seleccionada fue “Dejad de quererme”, un largometraje francés donde la tensión y violencia se mezcla con la cercanía de la condición humana. Rotunda y directa. Un hombre normal se ve abocado a dejar a su familia, su mundo y sus circunstancias, refugiándose en un remoto paraje, valor y razones de peso.

La siguiente que persigo es “Yo serví al Rey de Inglaterra”, película Checoslovaca con varios galardones y muy buena pinta. A ver si hay suerte y alguien se anima a ver buen cine en una pequeña sala, en la ocasión anterior estábamos 4 en la sala, que lástima, por el cine europeo arrinconado en un pequeño cine de barrio con glamour de bastantes decadas.

* N.Rating-O-Matic: 8,5 *